jueves, 1 de enero de 2009

Algunas cosas por hacer en este año.

Ufff, 2008 ya terminó, y con él también se fueron todos los buenos propósitos incumplidos; algunos los comencé y los abandoné, otros los evadí posponiéndolos continuamente, unos cuantos no los quise hacer porque los consideré meramente enunciados por compromiso y otros de plano los olvidé hasta que me fueron recordados por familiares y amigos. Como sea, también cumplí bastantes a base de un tanto de disciplina, esfuerzo y constancia, y eso en verdad sí que fue difícil.

Dicho lo anterior, este año me he “propuesto” una lista de 20 cosas por hacer, pero excluiré todas las del tipo “ahorrar dinero” (porque ya lo estoy haciendo de poquísimo en poquísimo), “pagar deudas económicas” (porque también ya lo estoy haciendo pausadamente, tarjeta por tarjeta, préstamo por préstamo), “no despilfarrar dinero” (porque simplemente ya no tengo ni crédito ni dinero propio y lo que llevo ahorrado es ínfimo), “bajar de peso” (porque subo y bajo kilos peor que Bolsa de Valores), “hacer ejercicio” (porque forzosamente debo hacerlo para eliminar el dolor de mi espalda) y demás linduras por el estilo. Por cierto, me recomiendan que deje la Coca Cola, el café y los chocolates, pero simplemente esos ya son vicios. Ni modo.

En fin, va mi lista, sin orden de importancia ni calendarización:

1. Ser más tolerante con mis hermanas que cuando llegué a viejo no tendré a quien recurrir cuando necesite un riñón, un hígado o sangre de mi tipo.
2. Leer un libro al mes, completo, uno a la vez, nada de dejar varios con separadores y anotaciones que quedan pendientes y amontonándose en todos lados.
3. Buscar a los viejos amigos y recordarles que sigo vivo.
4. Escribir más seguido en el blog.
5. De vez en cuando ir al cine, no importa si sólo ó acompañado.
6. Practicar y practicar la fotografía y el retoque digital.
7. Aprender a bailar, eso sí que es difícil, bueno, al menos la vergüenza ya la perdí.
8. Golpear solamente el costal de box, nada más.
9. Recordar que los intelectuales son personas y no aventarles café hirviendo en la cara para acelerar su proceso creativo ni tampoco golpearles la cabeza tan fuerte, nomás levecito.
10. Aprender a hacer animación digital.
11. Tomar algún curso en la Casa del Escritor o la SOGEM.
12. Procurar ir a una que otra exposición artística o al teatro (verificar disponibilidad económica para esto último).
13. No golpear en el hombro ni la espalda a las personas después de saludarlos con la mano, que no todos resisten igual que los albañiles y los policías.
14. Actualizar más seguido el playlist del i-pod, que la computadora no tiene sólo 100 canciones.
15. Hacer un esfuerzo económico e ir de vez en cuando a una función de lucha libre.
16. Comprar más películas piratas de cine mexicano, pero de videohomes y setenteras-ochenteras de ficheras, cabrito western y demás de ese tipo. Cine cabrón, pero cabrón en serio.
17. Leer un poco más la Biblia (es en serio).
18. Hacer maquetas y demás modelos a escala, si no puedo gobernar una ciudad, al menos me crearé una. No importa que tan pequeña sea.
19. Terminar el montón de bocetos para pinturas, dibujos y demás proyectos que tengo arrumbados, poco a poco.

20. Ser un poco más paciente y tolerante.

2 comentarios:

Puebla Chic dijo...

los talleres de la casa del escritor son muy interesantes... yo tome uno y aprendi mucho...

chris666 dijo...

si, yo ya estuve en tres y la dinámica que llevan es interesante