sábado, 25 de julio de 2009

Rechazo.

Me siento raro, apenas voy entrando en el lapso de aceptación de lo que pasó por un no. Bueno, eso es lo que creo.

Dicen que tienes cuatro maneras de hacer las cosas: con el cerebro, con el corazón, con el estomago o con los huevos. Esta vez hice las cosas con lo segundo y me fue mal. ¡Qué iluso! Lo peor de todo es que no puedo tomar revancha utilizando cualquiera de los otros tres. No puedo. No quiero decirme el por qué.

Sé que tomará tiempo reponerme, apenas me doy cuenta que el corazón es un músculo que se fatiga muy rápido.

Ojalá todo desapareciera con el sueño.

2 comentarios:

Fabiola dijo...

Uy, pues las cosas pasan por algo, desafortunadamente ese òrgano llamado corazòn, salio dañado. Pues que pronto pasè el mal momento.

Christian dijo...

Gracias, sí, por algo suceden las cosas...